Enredados en la red: A quién creer?

por Santi Tamayo
on 23 Noviembre 2016
Visto: 1418

Lunes 24 de octubre, un link un supuesto bono de Supermaxi de $75 dólares comenzó a circular en redes sociales, solamente debías compartir la publicación y llenar un formulario. 8 de mis contactos en Facebook lo compartieron.  Horas más tarde se supo que era una estafa para obtener bases de datos ilegalmente.

Internet ha hecho que información real se mezcle con información falsa y que no sepamos donde marcar una división. Basta con ingresar a la fan page del Mercioco y leer los comentarios de sus “noticias” para entender que mucha gente se las toma en serio. Y se indigna.

internet_falso.jpg

Facebook ha sido acusado de que su plataforma no tiene filtros suficientes para evitar la propagación de noticias falsas. Es así como en la  pasada elección presidencial en USA, noticias falsas como la que el Papa apoya a Trump, o que Bill Clinton violó a una chica de 13 años pasaron como reales en la plataforma. Y para colmo, estas noticias se compartieron más que las noticias reales. El algoritmo de Facebook prioriza el engagement sin importar si la información es real o no.  Bajo la presión pública, Google y Facebook anunciaron que no dejarán que sitios con noticias falsas usen su plataforma de publicidad. Obama comentó en Berlín la semana pasada sobre este tema: “Si no podemos discernir entre argumentos serios y propaganda, estamos en problemas.”

En Ecuador, los medios tradicionales se han adaptado a la forma de comunicación digital donde priman contenidos sencillo y fáciles de digerir. Medios  con trayectoria, como El Comercio, crean información muy parecida en estilo a una noticia falsa. En la gráfica abajo se puede ver una noticia falsa y una real. Cuesta a primera vista discernir cual es la noticias real.

Captura_de_pantalla_2016-11-17_a_las_13.28.21.png15134782_1410828378940920_8950937803198104126_n.jpg

Tomado del Facebook del Mercio y de El Comercio 

Los memes, y las noticias empacadas, son perfectas para compartirlas a la velocidad de la luz, cuando nos damos cuenta de la veracidad o no de las mismas, ya es muy tarde. En esta época de  elecciones, este fenómeno va a ser muy evidente, donde las noticias falsas van a ser el pan de cada día. Y muchos de nosotros, seguro las compartiremos indignados o felices.

Fuentes y recURsos adicionales: