Impacto de mala ortografía en las publicaciones

por María José Ocaña
on 13 Julio 2015
Visto: 2601

 

mala orografia 

¿Se puede considerar que con la era tecnológica ha nacido la era de la mala ortografía? Hoy es muy común encontrar faltas ortográficas en publicaciones de nuestros amigos e incluso en sitios web o redes sociales de marcas conocidas, pero alguna vez nos hemos puesto a pensar ¿cuánto puede afectar una mala ortografía al branding personal o a nuestra marca?

Desde el comienzo de la era digital, donde nacían los primeros celulares, teníamos un número limitado de caracteres para escribir y cada mensaje extra tenía un costo adicional, por tanto, todos optamos por escribir palabras más cortas así como reemplazar letras o suprimir vocales. Fue muy innovador y realmente útil ese método de escritura, se puede decir que lo aceptamos bastante bien y como no hacerlo, si de esa forma podíamos escribir mucho más y en un solo mensaje. Sin embargo con la nueva tecnología y los nuevos medios de comunicación, acortar palabras ya no es necesario.

De cierta manera esta “escritura digital”, cuando es dentro de una conversación entre amigos no es visto como mala ortografía, pues es algo intencional y solos tus amigos lo leen. Todo cambia al momento de hacer una publicación en una red social bajo nuestra administración. Aquí somos nosotros quienes estamos dando una opinión pública y quedando mal ante el resto. Una red social es una forma de hacer branding personal y al cometer éstos errores es nuestra imagen la que se quebranta ¿Y si éste mismo concepto lo trasladamos a una marca?

En el momento que empezamos a hablar desde la voz de una marca y ya no como un usuario, la ortografía pasa a ser incluso una métrica para evaluar el trabajo de un community manager. Sería incorrecto pensar que un error ortográfico va a pasarse por alto o que es algo perdonable en la comunidad, ya no se trata de una conversación entre amigos, es una institución comunicándose con su comunidad, con usuarios minuciosos que exigen respeto al momento de dirigirse a ellos.

Al cometer una falta ortográfica se pierde la veracidad de lo que tratamos de transmitir, cualquier información que se cuelgue pasará desapercibida, será la mala ortografía la que brillará más que el sol en los ojos del resto y no será una falla del community, será una falta de la marca. Todos lo notarán y no faltará una que otra crítica sobre ¡cómo una marca tan seria puede escribir de esa manera!

Es imprescindible que las agencias digitales y en general la comunidad que maneja redes revise con suma atención lo que se escribe. Un error grave puede ser trágico, nunca sabemos de que humor estará nuestro cliente como para “tolerar” esta clase de equivocación al ser la voz de su marca.

Por tanto invertir tiempo en revisar cada publicación resulta más barato que palear con una crisis por no hacerlo. Los contenidos reflejan la información que quiere transmitir la marca, y esto es en lo que se deben enfocar en lugar de una falta ortográfica.